Uso de cookies

Esta página web recopila cookies propias y de terceros con la finalidad de optimizar el rendimiento y sus contenidos, incluidos los publicitarios.

Consiente la recopilación de cookies y su tratamiento en caso de continuar navegando por la web.

Saber más >

Existen dos formas en las que el inversor europeo puede sacar partido de la oportunidad africana

¿Busca nuevas oportunidades para 2013? Piense en África

TRIBUNA de Pierre Puybasset, portavoz del equipo de gestión en Financière de l´Échiquier.

Pierre Puybasset | 05 febrero del 2013 - 07:00 hrs.
Pierre

Autor imagen: Cedida

En un momento en el que todos los esfuerzos están centrados en predecir la evolución de los mercados en el recién estrenado año con el objetivo de obtener la máxima rentabilidad, quizá resulte interesante expandir el campo de visión. Nadie cuestiona que para un inversor europeo su lugar natural de inversión es Europa, y de hecho mantenemos unas perspectivas alentadoras para las acciones europeas en 2013. Sin embargo, creemos que es momento de empezar a considerar también otras regiones y según nuestras estimaciones África tiene mucho que aportar.

En primer lugar, las fortalezas de sus perspectivas de crecimiento es algo que no debería ser pasado por alto. África está acelerando considerablemente sus tasas de crecimiento –sobre todo si se tiene en mente la parte subsahariana-  y en este sentido las tendencias demográficas hablan por sí mismas. Teniendo en cuenta la franja de población comprendida entre los 20 y los 64 años, se calcula que África pasará de algo más de 400 millones de habitantes en 2010, a cerca de 650 millones en 2025 y rozará los 1.200 millones en  2050. Por el contrario, durante este mismo período Europa asistirá a una disminución de su población que rondará los 400 millones a mitad de siglo y Estados Unidos, aunque experimentará un ligero incremento, este será muy reducido. 

Evidentemente, estas buenas proyecciones demográficas  tendrán sus repercusiones positivas en diferentes sectores, y entre ellos, el del consumo será uno de los más beneficiados.

En términos de PIB,  si en 2010 el África Subsahariana superaba el billón de dólares,  se espera que para 2017 haya alcanzado los 1,7 billones de dólares.  En cuanto a los recursos naturales y sin olvidar que África atesora buena parte de las reservas mundiales – 20% en el caso del cobre e incluso 25% cuando se trata del hierro- , es importante recordar que se calcula que solo un tercio  del crecimiento total se debe a estos recursos.  En la actualidad, la gran mayoría de estas materias primas están poco explotadas, aunque todo apunta a que esta tendencia cambiará en el largo plazo.

Dicho todo esto, ¿cómo puede un inversor europeo sacar partido de estas oportunidades? Básicamente existen dos formas. Por un lado, cabe la opción de hacerlo a través de compañías que, cotizadas en alguna plaza bursátil europea, cuentan con una fuerte exposición a  África, lo que incluye títulos como Agrekko o Bolloré.  La otra alternativa pasa por invertir directamente en los mercados africanos y aquí existen interesantes ideas en el sector del consumo a través de nombres como Nigerian Breweries, líder absoluto del mercado de la cerveza en Nigeria.

En definitiva, como acertadamente sostiene el célebre economista francés Jacques Attali, “El siglo 21 no es el de China, sino el de África”.