Uso de cookies

Esta página web recopila cookies propias y de terceros con la finalidad de optimizar el rendimiento y sus contenidos, incluidos los publicitarios.

Consiente la recopilación de cookies y su tratamiento en caso de continuar navegando por la web.

Saber más >

Cinco consecuencias para Europa de la actual crisis griega

Bernabé Gutiérrez, CEO de Arthur Global Practice

Funds People | 26 febrero del 2010 - 12:33 hrs.

Bernabé Gutiérrez, CEO de Arthur Global Practice, repasa en este análisis cinco consecuencias que Europa podría tener por la crisis griega y cómo los inversores tendrán que replantearse sus posiciones y expectativas. Asegura que los inversores deberían incluir en sus estrategias un mayor riesgo en la zona europea para los próximos años, así como una mayor volatilidad en las tasas de interés, un crecimiento cada vez más desigual y unas perspectivas de inflación que varían de país en país.

Bernabé Gutiérrez, CEO de Arthur Global Practice Cinco consecuencias para Europa de la actual crisis griega: 1. Los recientes acontecimientos acaecidos en Grecia deberían obligar a los inversores a cuestionarse varios "supuestos establecidos" que hasta ahora han sido válidos sobre la situación política, económica y financiera de Europa.

2. Grecia es demasiado importante para la Unión Europea (UE). "Too big to Fail". Sin embargo, el “efecto griego” ha abierto la caja de Pandora entre los responsables políticos europeos. La relación inter pares que en los últimos años ha imperado entre los socios europeos se ha visto seriamente dañada.

3. Los distintos gobiernos europeos están actuando y tomando decisiones políticas dispares. De forma específica, la cohesión política fiscal en la UE sigue siendo significativamente divergente y una comprensión de las distintas "políticas" fiscales en curso parece esencial para los inversores.

4. Los inversores deberían incluir en sus estrategias un mayor riesgo en la zona europea para los próximos años, así como una mayor volatilidad en las tasas de interés, un crecimiento cada vez más desigual y unas perspectivas de inflación que varían de país en país. Por primera vez en años, comienza a hablarse en Bruselas de la Europa de las distintas velocidades. La periferia, desde el Mediterráneo a la Europa del Este, parece estar descolgándose, política y económicamente.

5. Los principales cambios probablemente no procederán de Grecia sino de Alemania. La situación política en dicho país, concretamente los debates en materia fiscal, podrían tener significativas consecuencias a nivel europeo. Grecia ha abierto la discusión sobre materia impositiva y gastos dentro de la UE. La tendencia de déficit cero que tuvo lugar entre 2005-2009 bajo el gobierno de coalición alemán parece alejarse en estos momentos. Los inversores no deberían pasar por alto los cambios políticos en dicho país.

Con todo, quizás sea un buen momento para reajustar políticas de inversión, examinar riesgos innecesarios y corregir algunas decisiones anteriores por parte de gestores de asset allocation, emerging markets o risk pricing, así como de algunas SICAVs y gestoras de filosofía value investing, entre otros.