Uso de cookies

Esta página web recopila cookies propias y de terceros con la finalidad de optimizar el rendimiento y sus contenidos, incluidos los publicitarios.

Consiente la recopilación de cookies y su tratamiento en caso de continuar navegando por la web.

Saber más >

A finales de marzo había 1.000 fondos menos disponibles en Europa

Las gestoras europeas lanzan 506 fondos en el primer trimestre, la cifra más baja en 5 años

La crisis, la implementación de UCITS, la falta de innovación y las nuevas tendencias de los mercados seguirán reduciendo el número de fondos.

Funds People | 25 mayo del 2012 - 07:45 hrs.
Flechaabajodepepenomo

Autor imagen: Pepe Nomo, Flickr creative commons

La industria europea está consolidando su rango de fondos de inversión, a tenor de los últimos datos sobre lanzamientos, liquidaciones y fusiones en el mercado del Viejo Continente correspondientes al primer trimestre del año y contemplados en un informe de Lipper Thomson Reuters. Así, a finales de marzo casi 700 productos desaparecieron del mercado (698 en concreto: 493 debido a liquidaciones y 205 absorbidos por fusiones), mientras se lanzaron 506 productos, la cifra más baja en este periodo de los últimos cinco años.

De hecho, frente a la cifra récord del primer trimestre de 2008, el número de productos lanzados este año se ha reducido en un 50%. La caída con respecto al año pasado es del 36%, pues de enero a marzo de 2011 vieron la luz 785 fondos de inversión. El número también es menor a los fondos lanzados en el último trimestre del año, 571 en total. De los 506 que vieron la luz en los tres primeros meses de 2012, 138 son de renta variable, 143 de renta fija, 118 mixtos, 19 monetarios y 88, de otro tipo (inmobiliarios, de materias primas o fondos de hedge funds). En España, en el primer trimestre del año vieron la luz 36 fondos de inversión, el 12% menos que 12 meses antes.

En paralelo a la disminución de nuevos fondos, las liquidaciones se incrementaron en un 11% frente a doce meses antes, pasando de 446 a 493 (154 fondos de renta variable, 57 de deuda, 86 mixtos, 29 monetarios y 167 de otro tipo). De los fondos liquidados, el 11% correspondió al cierre de productos planeado debido a que llegaron a vencimiento en dicho periodo. La gestora KBC Asset Management NV contribuyó en gran parte al número total de liquidaciones, según apunta Lipper.

Este incremento, junto con las 205 fusiones (un 12% por debajo de las de un año antes), representa el esfuerzo de la industria por continuar con un proceso de consolidación y reducción de la gama de fondos para rebajar costes. Además, Lipper apunta que “los posibles impactos de un escenario post-crisis, que ha hecho que las gestoras se centren en sus actividades core, y los requisitos derivados de la implementación de UCITS” habrían afectado a la industria. Aspectos que, junto a una falta de innovación en los productos y la aparición de nuevas tendencias en los mercados, podrían seguir contribuyendo a reducir el número de fondos disponibles en Europa en el futuro, según el informe.

En total, el número de fondos disponibles para los inversores a finales de marzo se situó en 32.158, 1.032 menos que 12 meses antes. El año pasado, el número de fondos disponibles se había reducido en 722 fondos. Por países, Luxemburgo sigue dominando el mercado europeo, con 8.439 fondos domiciliados, seguido por Francia, con 4.743 productos.

Por activos, los fondos de renta variable aún dominan la escena, suponiendo el  37% de la industria, seguidos por los fondos mixtos, con el 24%. Los fondos de renta fija suponen el 18% del total, y los monetarios, el 5%. El restante 16% incluye fondos inmobiliarios, de materias primas, garantizados y fondos de hedge funds.

Según el informe, los próximos meses estarán marcados por los retos que la industria ha de seguir afrontando, con la crisis de deuda de fondo en los mercados. Algunas de las cuestiones señaladas por Lipper para ser aclaradas, y que seguirán siendo motivo de incertidumbre, son la permanencia o salida de Grecia de la eurozona, el éxito de Hollande en lanzar un plan de estímulo para la UE o la cuestión de cómo los mercados evaluarán los procesos y decisiones políticas.