Uso de cookies

Esta página web recopila cookies propias y de terceros con la finalidad de optimizar el rendimiento y sus contenidos, incluidos los publicitarios.

Consiente la recopilación de cookies y su tratamiento en caso de continuar navegando por la web.

Saber más >

Ni las flores de siempre, ni los bombones de siempre

Lua Monasterio

Funds People | 09 febrero del 2011 - 13:45 hrs.

Éstas son nuestras humildes sugerencias para San Valentín. Y con algunos 'bonus track', como tratamientos y bienestar para disfrutar en pareja y hasta una hamburguesa que llama más la atención por el 'foie' con el que va acompañada que por su forma de corazón.

Quizá haya sido para intentar justificar el 'ataque de cursilería' que me entra todos los años a principios de febrero... Según esta entrada de Wikipedia, las primeras referencias al Día de San Valentín como festividad asociada al amor, tal y como la conocemos hoy, datan nada menos que de finales del siglo XIV. Planes comerciales y campañas publicitarias mediante, es, en mi opinión, un buen momento para pasar una noche romántica y ardiente con su pareja y regalar (o regalarse) algo especial. A continuación, hacemos un pequeño repaso por cinco originales propuestas que nos han llamado la atención:

1. Cuatro docenas de rosas en un tarro. Hediard, una afamada compañía francesa de productos 'gourmet', ha lanzado una singular infusión de rosas. Ésta, que se presenta en un tarro de cristal decorado de una forma muy simple, pero elegante. Éste incluye cuatro docenas de capullos de rosas que, además, han sido recolectadas cuando la flor aún no se ha abierto. El resultado es que la infusión, que se puede tomar tanto fría como caliente, conserva todo el aroma y el sabor de las flores. El tarro, de 85 gramos, tiene un precio que ronda los diez euros. Se puede adquirir en la 'boutique' que tiene Hediard en el Hotel Arts, de Barcelona, y en la tienda 'online' www.tasty.com.es

2. Chocolate, sí, pero fundido. Las tiendas de Häagen-Dazs incorprarán un singular producto del 7 al 14 de febrero. Se llama 'Romäntic Chocolate Fondue' y se compone de chocolate belga fundido que irá acompañado de un par de copas del 'brut rosé' del cava Anna, de la casa Codorníu. Hasta ahí todo bien, correcto, rico aunque no una gran delicatessen... Lo que nos ha encantado son los 'toppings' que se mojarán en el chocolate: bolitas de los helados Belgian Chocolate, Chocolate Pralines & Caramel, Choc Choc Chip y Chocolate Midnight Cookies. Se podrán alternar con frambuesas y plátano y browies y cookies con chips de chocolate recién horneados (siempre según Häagen-Dazs).

3. La carne más tierna. New York Burger, un restaurante madrileño de comida estadounidense que está entre mis imprescindibles de la capital, servirá una singular hamburguesa en la semana de San Valentín. Se llama 'Hamburguesa Pasión' y sus 250 gramos de carne -que estará tremenda, como en todas- tiene forma de corazón. Va acompañada de 'foie' y mermelada de arándanos, lo cual me parece muy inteligente y apetitoso. Se acompaña de patatas y costará poco menos de diez euros.

4. Un cóctel... o un filtro de amor. O'Clock es una coctelería que está en la calle Juan Bravo, en la capital. El día de San Valentín, su 'bartender' Carlos Moreno servirá la mezcla especialmente diseñada para la ocasión. Estará elaborada con mermelada de violetas, fresas, fruta de la pasión, ron y aroma de rosa y tendrá un precio de 11 euros. Seguramente habrá muchas más coctelerías que hagan algo especial en esta noche. En caso de que no, podrían prepararlo en el momento a petición del cliente (yo lo haría en Le Cabrera). Pero he querido destacar este cóctel porque el uso de las violetas en la gastronomía me parece, simplemente, lo más.

5. Puesta a punto para ellas... y para ellos. Tratamientos para el escote, faciales, vela, sueroterapia, oxigenación para el rostro... Qué mejor que un regalo para cuidarse por San Valentín. En Marybel Yebenes la lista de tratamientos es infinita y en su nuevo centro en Paseo de la Habana de Madrid ofrecen todo tipo de servicios para cuerpo, cara y cabello. Además, la línea para hombres ha ido ganando peso en los últimos años y el cuidarse ya no es solo cosa de ellas.

 

0 COMENTARIOS