Uso de cookies

Esta página web recopila cookies propias y de terceros con la finalidad de optimizar el rendimiento y sus contenidos, incluidos los publicitarios.

Consiente la recopilación de cookies y su tratamiento en caso de continuar navegando por la web.

Saber más >

Aún es pronto para mover las carteras europeas

Ronda de gestores: más valoraciones positivas que negativas sobre el cambio en Francia

La mayoría habla de impactos positivos si bien no falta la cautela en un entorno de nueva volatilidad ante grandes incertidumbres como la del Gobierno en Grecia.

Alicia M. Serrano/ Macarena Muñoz Montijano | 08 mayo del 2012 - 05:41 hrs.
Franciadelandahlauts

Autor imagen: Landahlauts, Flickr Creative Commons

El cambio de Gobierno en Francia podría tener consecuencias positivas para la economía y el mercado en España. Así lo creen los gestores de renta variable europea y española consultados por Funds People, que hablan de un impacto beneficioso por varias bandas: sobre todo, ante el énfasis en el crecimiento y el consiguiente rebote en los mercados bursátiles provocado por una potencial mejora económica ante la relajación de la austeridad y los frutos de la reestructuración financiera, e incluso debido a la aceleración de las reformas en este ámbito en mercados como el español o el francés.

Con esa primera idea, Pablo Cano, gestor del Aviva Eurobolsa, con 50 millones de euros bajo gestión, cree que el cambio en Francia ya se esperaba y ahora habrá que ver qué pasa con la reunión que tengan Angela Merkel y François Hollande pero, en general, las ideas que tiene el nuevo presidente de Francia le van a venir bien a España, que necesita crecimiento. En la gestora tienen un 22% de su cartera en acciones francesas, especialmente industriales de nicho, y de momento, no han efectuado movimientos.

En esta línea, Javier Hoyos, director de Inversiones de Crédit Agricole Mercagestión, cree que lo ocurrido en los mercados puede abrir la puerta a un rebote alcista. Así, explica que, más allá del análisis de los acontecimientos del fin de semana, lo que les ha sorprendido ha sido la reacción del mercado el lunes, con una apertura muy en negativo y un rebote final de los índices europeos, con el Ibex subiendo el 2,72%. El experto cree que puede ser una señal de vuelta alcista: “No se marca tendencia con un día, pero puede ser el inicio de una recuperación”, explica. “Si se relajan los objetivos de déficit y el crédito empieza a fluir en un sistema financiero español reestructurado, haciendo un mayor énfasis en el crecimiento, el PIB crecerá y repercutirá positivamente en las bolsas”, dicen otras fuentes del mercado.

Respecto a Francia, Hoyos cree que la victoria de Hollande no va a suponer cambios significativos porque no puede cambiar de un día para otro los pactos europeos. También habrá que aclarar qué quiere decir lo de “crecer con austeridad”, a ver cómo se hace eso, una de tantas contradicciones que se dan en Europa. Debido a la existencia de todas estas incertidumbres aún sobre la mesa, en la gestora no han rotado las carteras, han estado tranquilos, a la espera de tener más indicios, algo que han hecho la mayoría de los gestores consultados.

Algo más negativa es la versión de los expertos de Banco Madrid que, lejos de creer en un rebote, dicen que las consecuencias en las bolsas serán negativas, al menos en un principio: “Lo razonable es un impacto negativo de la renta variable y de la deuda pública periférica, a la espera de que las incertidumbres mencionadas vayan disipándose. Sin embargo, el hecho de que ambos resultados electorales estuviesen ya en gran medida descontados limita el impacto previsible a corto plazo”, matizan. En todo caso, dicen que una recuperación sostenida y significativa de la renta variable y una reducción importante de las primas de riesgo soberanas requiere de “avances claros en el entendimiento de los nuevos gobernantes de Francia y Grecia con Alemania, y en la generación de expectativas de mayor crecimiento y solidaridad en la zona euro”.

¿Ruptura en Europa?

De hecho, una de las mayores incertidumbres es hasta qué punto Hollande se desmarcará de las políticas de austeridad impulsadas por Alemania e implantadas por España: si habrá una clara división o sólo hará un guiño de cara a su electorado, aunque sí tienen claro que el discurso se centrará en el crecimiento y en la flexibilización de los objetivos de déficit. Otros también señalan, como impacto negativo, las consecuencias bajistas en bolsa de los bancos franceses si Hollande se decide a implantar en Francia un sistema financiero similar al de Reino Unido.

Con todo, y a pesar de las dudas, los analistas de Banco Madrid también hablan de impacto positivo a largo plazo: creen que la victoria de Hollande en Francia no plantea en principio una amenaza de ruptura, sino un deterioro del consenso político europeo, construido hasta ahora en torno al eje franco-alemán. "En la práctica, no es probable que se traduzca en la reformulación del pacto fiscal, pero sí puede estimular iniciativas que favorezcan el crecimiento económico e incluso que se ponga de manera más explícita en la agenda europea el objetivo de mutualizar al menos parte de la deuda pública de la zona euro en un futuro no demasiado lejano". En tal caso, de un primer impacto adverso para la estabilidad del euro se acabaría llegando a uno favorable a medio plazo, aseguran.

Para Henderson, sí hay amenaza de ruptura. John Bennett, director de Renta Variable Europea en Henderson Global Investors, opina que la elección de Hollande va a romper la alianza "Merkozy" que ha dictado la política europea en los últimos años. Afirma que la victoria de Hollande podría generar volatilidad en los mercados debido a su intención de renegociar el pacto monetario entre los estados miembros de la UE. No obstante, dicha intención nace de la dosis de pragmatismo necesaria para promover el crecimiento. Asimismo, cree que Europa ahora necesita centrarse en este punto.

Alberto Erhardt, de Dux Inversores, también cree que la elección de Hollande puede tener consecuencias negativas para Europa, puesto que, dice, si Alemania se ve "muy sola" dentro de la Unión Europea, podría plantearse si le merece la pena seguir con sus socios. "Esto se puede tornar, a medio plazo, en un debate que no guste para Europa y que tenga consecuencias negativas para España", explica.

Respecto al nuevo presidente francés, Erhardt cree que, para España, "puede no ser bueno que en Francia haya alguien tirando más hacia el crecimiento porque nosotros necesitamos arrope para realizar los ajustes necesarios que, nos guste o no, vamos a tener que hacer".

Reestructuración financiera: otro impacto positivo

Aunque Natalia Domínguez, directora de Renta Variable de Bansabadell Inversión, también cree que es demasiado pronto para mover las carteras, afirma que el impacto positivo del cambio político puede venir de una vía inesperada: la aceleración de la estructuración financiera en España y la intención del Gobierno de “coger el toro por los cuernos y eliminar los bancos zombis”, abriendo también la puerta a entradas en las entidades. “Aunque inicialmente el mercado se ha tomado mal el cambio de Gobierno en Francia debido a la incertidumbre que trae consigo, se ha dado cuenta de que la noticia puede acelerar las reformas”, explica.

Así, interpreta las novedades en Bankia y los próximos pasos que se den en el Consejo de Ministros del viernes y la intención de acelerar la creación de un banco malo como un intento de Rajoy por reducir la incertidumbre. Con respecto al debate sobre el crecimiento, también cree que los votantes han demostrado que les asustan los planes de austeridad excesiva sin crecimiento.

Preocupación: Grecia
Sin embargo, las preocupaciones siguen y se centran en Grecia. Cano afirma que lo más preocupante es el país heleno, porque queda por ver qué alianzas se van a crear. Por su parte, Hoyos dice que el único peligro que ve es que se forme un Gobierno que saque al país del euro, lo que afectaría a España. A su juicio, habrá que repetir las elecciones.Grecia tiene ahora más posibilidades de salir del euro y de generar más inestabilidad”, añade en esta línea Domínguez.

En Banco Madrid, consideran también que es el punto más preocupante desde el punto de vista de la estabilidad del euro: “La suma de los escaños de los dos partidos hasta ayer mayoritarios, los que con mayor claridad apoyaban la continuidad en el euro y el cumplimiento de los términos del segundo rescate griego, está por debajo de la mayoría absoluta, lo que eleva el riesgo de incumplimiento y las presiones para una renegociación de las condiciones acordadas. De entrada, peligran los nuevos ajustes fiscales que deberían aprobarse en junio y, en el fondo, aumenta de nuevo el riesgo de que Grecia tenga finalmente que abandonar el euro. Un principio de reconducción de los riesgos podría producirse con la creación de un Gobierno tripartito de coalición que incluyese a Izquierda Democrática, el único del resto de partidos partidario de continuar en el euro”, afirman.