Bonos de high yield: tras los mínimos, oportunidades de carry


TRIBUNA de Jason Simpson, Fixed Income ETF strategist, State Street Global Advisors. Comentario patrocinado por State Street Global Advisors.

Los mercados han experimentado un rebote considerable desde marzo, pero persiste el miedo a que hayan asumido demasiado rápidamente una vuelta a la normalidad. Desde luego, son varios los motivos de preocupación nada desdeñables que todavía lastran el sentimiento inversor (el principal, un posible rebrote del COVID-19). Mientras la enfermedad siga combatiéndose a nivel local, probablemente se seguirá percibiendo que continúa bajo control.

Los datos económicos también deberían seguir siendo fuente de buenas noticias. Parece improbable que vuelva a imponerse un confinamiento total, lo que significa que los indicadores podrían seguir muy por encima de los ínfimos niveles hasta los que se hundieron en abril. El enorme estímulo monetario y fiscal que se ha proporcionado debería lograr que la recuperación continúe. En 2009 y 2010, a pesar de las pésimas condiciones del sector bancario, la economía respondió con fuerza a estas formas de estímulo. La continuación del rebote económico debería ser suficiente para estabilizar los activos de riesgo.

Figura 1: considerable pickup de high yield

grafico_SPDR

Fuente: State Street Global Advisors; Bloomberg Finance L.P., a 24 de junio de 2020.

¿Por qué invertir en bonos de high yield?

En la coyuntura actual, los inversores en renta fija se plantean la pregunta de dónde pueden lograr rentabilidad. Mantener las elevadas asignaciones a efectivo o a deuda pública implica aceptar una rentabilidad reducida. Nuestra estrategia de preferencia por títulos de deuda corporativa con grado de inversión (IG) ha logrado buenos resultados: el índice Bloomberg Barclays Euro Aggregate Corporate Total Return se anotó una rentabilidad del 1,8% (hasta el 24 de junio de 2020) recogida  en el artículo ECB: Credit Where Credit is Due.

Sin embargo, los diferenciales de la deuda corporativa IG con la deuda pública se han reducido y, aunque todavía son aproximadamente 40 pb superiores que antes de la crisis, ahora parecen una prima razonable dado el deterioro del entorno corporativo. Este diferencial continúa representando un pickup de aproximadamente 150 pb frente a los bonos de deuda pública, así que cosechar carry continúa siendo una estrategia, pero la rentabilidad total será limitada dados los reducidos yields directos. Puesto que el contexto económico es más estable, hay razones para considerar asignaciones a títulos de high yield:

  • Los diferenciales ajustados por opciones (OAS) del high yield (HY) siguen unos 200 pb por encima de los niveles precrisis en el índice Bloomberg Barclays Liquidity Screened Euro HY y están cerca de los máximos que alcanzaron en 2018, cuando en el mercado existía preocupación por los efectos sobre la deuda corporativa de las subidas de los tipos de interés de la Fed. Por lo tanto, los niveles de entrada siguen siendo favorables para quienes buscan un área del mercado con cierto potencial de rentabilidad.
  • El rendimiento potencial más bajo (YTW, Yield-to-Worst) del índice Bloomberg Barclays Liquidity Screened Euro HY se aproxima al 4,5%, por encima del YTW de la deuda de mercados emergentes y solo por debajo del HY estadounidense. Esto significa que el carry es notablemente positivo y, con una duración ajustada por opciones del índice de 3, 7 años, los yields tendrían que subir más de 100 pb para borrar las ganancias generadas por el cupón.
  • Los resultados empresariales no serán buenos el próximo trimestre cuando se aprecie el verdadero coste del confinamiento. Sin embargo, los bancos centrales y los gobiernos han establecido condiciones crediticias muy favorables para las empresas. Esto se ha traducido en niveles récord de emisiones, que deberían haber mejorado la capacidad de supervivencia de esas compañías. Esto debería ayudar a frenar las insolvencias durante los próximos seis meses.
  • El volumen de emisión ha sido elevado, con más de 8.000 millones de euros en emisiones recientemente, según Bloomberg. Nada parece indicar que el mercado se esté saturando con esta oferta, en parte porque el BCE continúa comprando títulos IG, lo que debería ayudar a ampliar las aportaciones de capital al mercado HY. La actividad de emisiones suele reducirse en verano, antes de volver a repuntar en septiembre. Por lo tanto, las presiones de oferta deberían relajarse. Sin embargo, el elevado nivel de emisiones en el mercado primario no es completamente negativo: también crea oportunidades, ya que facilita la adquisición de títulos a descuento con respecto a su valor razonable.
  • El gran número de rebajas de la calificación de emisores empresariales se percibe como un riesgo para la rentabilidad del segmento HY, ya que estos ángeles caídos (empresas que pierden la calificación de IG) entran en el mundo, más reducido, del índice HY. Sin embargo, el posicionamiento táctico de los gestores de fondos puede llegar a convertir esto en una ventaja del fondo (consulte un breve análisis sobre este tema en el documento An Update on High Yield Bonds).

En resumen, probablemente el mercado continuará temiendo un rebrote del COVID-19, pero es probable que ya hayamos dejado atrás el punto más bajo, al menos en el caso de la economía. Buena parte de estas noticias positivas ya han sido descontadas por los mercados, lo que significa que los diferenciales de crédito pueden seguir estrechándose, pero probablemente lo harán de forma gradual.

Siempre que el mercado se mantenga estable, no debería pasarse por alto el elevado nivel de la rentabilidad por cupón que ofrece el HY y la importante contribución que puede hacer a la rentabilidad de una cartera.

Cómo apostar por este tema

Los inversores pueden apostar por el tema de los bonos de alto rendimiento con el siguiente ETF de SPDR: SPDR Bloomberg Barclays Euro High Yield Bond UCITS ETF (Dist) (Ticker: SYBJ GY).


Comunicación de marketing. Esta información está dirigida únicamente a clientes profesionales.

Para inversores en España: State Street Global Advisors SPDR ETFs Europe I y II plc han sido autorizadas para su distribución pública en España y están registradas en la Comisión Nacional del Mercado de Valores con los números 1244 y 1242. Antes de invertir, los inversores pueden obtener una copia del Folleto Informativo y los Documentos DFI, los Memorandos de Marketing, las reglas o instrumentos de constitución de los fondos, así como los informes anuales y semestrales de State Street Global Advisors SPDR ETFs Europe I y II plc en Cecabank, S.A. Alcalá 27, 28014 Madrid (España), que actúa de Representante Español, Agente de Pagos y distribuidor en España, o en spdrs.com. El distribuidor español autorizado de State Street Global Advisors SPDR ETF está disponible en la página web de la Comisión Nacional del Mercado de Valores.

Información importante.

Este documento ha sido emitido por State Street Global Advisors Ireland ("SSGA"), regulado por el Banco Central de Irlanda. Domicilio de la sede social: 78 Sir John Rogerson's Quay, Dublin 2. Número de registro 145221. T: +353 1 7763000. F: +353 (0)1 776 3300. ssga.com.

SPDR ETFs es la plataforma de fondos cotizados ("ETF") de State Street Global Advisors y está compuesta por fondos que han sido autorizados por el Banco Central de Irlanda como sociedades de inversión OICVM de capital variable. State Street Global Advisors SPDR ETFs Europe I y SPDR ETFs Europe II plc emite ETF de SPDR y es una sociedad de inversión de capital variable con responsabilidad segregada entre sus subfondos. La Sociedad está organizada como un Organismo de Inversión Colectiva en Valores Mobiliarios (OICVM) bajo las leyes de Irlanda y autorizada como OICVM por el Banco Central de Irlanda.

La información que se facilita en este documento no constituye asesoramiento en materia de inversión, según la definición de dicho término en la Directiva sobre los mercados de instrumentos financieros (2014/65/UE) o la reglamentación suiza aplicable, y no debe utilizarse como tal. Tampoco debería interpretarse como una incitación a la compra ni como una oferta de venta de productos de inversión. No tiene en cuenta los objetivos, las estrategias, el estatus fiscal, el apetito por el riesgo ni las perspectivas de ningún inversor o posible inversor. Si precisa asesoramiento en materia de inversión, consulte a su asesor tributario y financiero u otro asesor profesional. Toda la información procede de SSGA salvo que se indique lo contrario y se ha obtenido de fuentes consideradas fiables, pero no se garantiza su exactitud. No existe manifestación ni garantía alguna respecto a la actualidad, exactitud o integridad de la información, ni se asume responsabilidad alguna por decisiones basadas en dicha información, que no debe utilizarse para tal fin.

Los ETF se negocian como las acciones, están sujetos al riesgo de inversión y tienen un valor de mercado fluctuante. El rendimiento de la inversión y el valor principal de una inversión fluctuarán en su valor, de modo que cuando se vendan o se rescaten acciones, éstas pueden valer más o menos que cuando se compraron. Aunque las acciones pueden ser compradas o vendidas en un intercambio a través de cualquier cuenta de corretaje, no se pueden rescatar las acciones del fondo individualmente. Los inversores pueden adquirir acciones y ofrecerlas para su rescate a través del fondo en grandes agregaciones conocidas como "unidades de creación" Véase el prospecto del fondo para más detalles.

Los logotipos y marcas de servicios aquí expuestos pertenecen a sus respectivos propietarios. Los terceros proveedores de información no garantizan ni manifiestan de ningún modo que los datos sean exactos, completos o actuales, y no asumen responsabilidad alguna por daños y perjuicios de cualquier tipo relacionados con el uso de dichos datos. 

Las opiniones expresadas en este material son las opiniones del Equipo de Estrategia e Investigación para EMEA de SPDR hasta el período que finaliza el 24 de junio de 2020 y están sujetas a cambios en función de las condiciones del mercado y otras condiciones. Este documento contiene algunas declaraciones consideradas prospectivas. Tenga en cuenta que ninguna de esas declaraciones es garantía de determinados rendimientos en el futuro y que los resultados o acontecimientos reales pueden diferir de los aquí proyectados. 

La rentabilidad histórica no garantiza los resultados futuros.

Todas las inversiones conllevan riesgos, incluyendo la posibilidad de perder la totalidad de la cantidad invertida. Tal actividad podría no ser apta para todo el mundo.

Invertir en valores emitidos en el extranjero podría conllevar un riesgo de pérdida de capital debido a una fluctuación desfavorable del valor de las divisas, a retenciones fiscales, a diferencias respecto a los principios de contabilidad generalmente aceptados o a la inestabilidad económica o política en otros países.

Standard & Poor’s, S&P y SPDR son marcas registradas de Standard & Poor’s Financial Services LLC ('S&P'); Dow Jones es una marca registrada de Dow Jones Trademark Holdings LLC ('Dow Jones').Dichas marcas han recibido licencia de uso por parte de S&P Dow Jones Indices LLC ('SPDJI'), así como sublicencia por parte de State Street Corporation para determinados fines. Los productos financieros de State Street Corporation no son patrocinados, respaldados, vendidos ni promocionados por SPDJI, Dow Jones, S&P, sus respectivas sociedades vinculadas o terceras partes licenciantes y ninguna de dichas partes realiza manifestación alguna en cuanto a la conveniencia de invertiren tal/es producto/s, como tampoco se hacen responsables de nada relacionado con lo anterior, incluido cualquier error, omisión o interrupción de cualquier índice.

Queda prohibida la reproducción, copia o transmisión, total o parcial, de este documento, así como la divulgación de su contenido a terceros sin el consentimiento expreso y por escrito de SSGA. 

Por lo general, los bonos presentan menor riesgo y volatilidad a corto plazo que las acciones, pero contienen riesgo relacionado con el tipo de interés (al aumentar los tipos, suelen descender los precios de los bonos), riesgo de impago del emisor, riesgo de crédito del emisor, riesgo de liquidez y riesgo de inflación. Estos efectos normalmente son más acusados en valores a largo plazo. Cualquier título de renta fija que se venda o amortice antes de su vencimiento puede acarrear ganancias o pérdidas sustanciales.

Los bonos gubernamentales y los bonos corporativos internacionales están sujetos a fluctuaciones de precios más moderadas a corto plazo que las acciones, pero ofrecen menores rendimientos potenciales a largo plazo. 

La inversión en valores de renta fija “high yield”, también conocidos como " junk bonds" o “bonos basura”, se considera especulativa e implica un mayor riesgo de pérdida de capital e intereses que la inversión en valores de renta fija con grado de inversión. Estos bonos de menor calidad implican un mayor riesgo de impago o de cambios de precio debido a posibles cambios en la calidad crediticia del emisor. 

La información contenida en la presente comunicación no es una recomendación de investigación o «investigación de inversiones» y está clasificada como «Comunicación de marketing» de conformidad con la Directiva sobre los mercados de instrumentos financieros (2014/65/UE) o la reglamentación suiza aplicable. Esto significa que esta comunicación comercial a) no ha sido preparada de conformidad con los requisitos legales destinados a promover la independencia de los estudios de inversión, y b) no está sujeta a ninguna prohibición de negociar antes de la difusión de los estudios de inversión. Antes de invertir, debe obtener y leer el folleto SPDR y el correspondiente documento de Datos Fundamentales para el Inversor (DFI), que puede obtenerse en spdrs.com. Esos documentos incluyen más detalles relacionados con los fondos SPDR, incluyendo información relativa a costos, riesgos y donde los fondos están autorizados para la venta.

© 2020 State Street Corporation.

Todos los derechos reservados.

2015149.130.5.EMEA.INST

Exp. Date: 30/06/2021

Profesionales
Empresas

Lo más leído